Introducción: una necesidad que viene de largo.

Apenas tenemos una vaga idea de las acciones de las ONGs (de alguna de ellas) y sus proyectos de Ayuda Humanitaria sobre el terreno. La información, cuando llega, nos aparece diluida, con interferencias. No sabemos bien quién hace qué ni dónde, y mucho menos de qué manera.

Desde hace 60 años, en las operaciones de Ayuda Humanitaria intervienen distintas organizaciones de distintos países financiadas por toda clase de donantes; desde donaciones privadas a pequeños y grandes gobiernos. Cada uno de estos actores trae sus propias ideas y su manera de hacer, su modo de entender la crisis humanitaria y su particular receta para combatirla. Ni que decir tiene que unas son más efectivas que otras y no siempre son adecuadas o adaptadas al lugar donde se aplican. Todo esto suele ocurrir lejos de nuestros cómodos salones.

Para intentar poner en común todo esa algarabía internacional –una especie de torre de Babel- de opiniones técnicas –también políticas- sobre de qué manera es mejor ayudar sobre el terreno a los afectados por una crisis concreta (pueden ser siniestrados de un terremoto, desplazados por una inundación, refugiados huyendo de la guerra, etc.) se convocan innumerables reuniones donde se tratan todos temas inimaginables; desde la situación general de seguridad hasta cuántos litros de agua por persona y día van a recibir los afectados. Todo se decide por ellos entre los extranjeros de la comunidad internacional que sobre el terreno han venido a trabajar para la población local afectada.

Terremotos, inundaciones, grandes sequias, hambrunas, guerras; poco importa el país o el escenario donde acontece la calamidad; siempre encontramos algo en común, siempre se echa de menos la misma presencia: la voz de los afectados, la opinión de aquellos a los que fuimos a ayudar. El siniestrado, el refugiado, aquel que sufre la sequía o la hambruna; en definitiva, el beneficiario, el cliente, jamás está presente en estas reuniones donde se decide sobre él.

Con la pretensión poner el foco en esta ausencia de las personas claves, los propios afectados, Relief voice pone las herramientas que permiten darle voz.

Listado de ONGs